No soy un asiduo al cine. Aunque me guste el ritual. Además, existen muchas películas nacionales que no me producen el interés de despegar el culo del asiento para verlo en la pantalla grande. Con su sonido Dolby Surround, su cómoda butaca y la complicidad de la íntima oscuridad para diseccionarla fotograma a fotograma. Últimamente echo de menos el cine con sello propio, alejado de remakes o productos de marca blanca que pudiera firmar cualquier productora de atractivo nombre anglosajón. Pero existen muchas excepciones a esta norma,  el estilo frenético de Álex de la Iglesia, la presencia de Javier Bardem, la psicología de Amenábar, la feminidad imponente de la Verdú, los planos de Garci,  el retrato de la sociedad de Camus, la identidad de Villaronga,  el frenesí de un guión de Almodóvar etc…

Pero el objeto de este artículo no es enarbolar una crítica descriptiva y personal de los últimos años del séptimo arte en nuestro país. Sino más bien comentar algunos aspectos que han girado en torno a la última edición de los Premios Goya. Porque aparte de la sorpresa, me ha parecido inaudito mucho de lo que se ha escrito y dicho al respecto. Y la argumentación ha sido tan contraída de peso y razón que se ha terminado diluyendo como un azucarillo en el océano. Leer el resto de esta entrada »

Anuncios

Ahí está. Sobre el escritorio. Donde debe estar. Con la aleta abierta, para que pueda reposar y permanecer dispuesto a ofrecer lo mejor de sí. Un trozo de la Historia reciente ha pasado por su altavoz. Es ese viejo transistor.

Como toda historia, el comienzo de mi arraigo sentimental tiene un porqué. Es el único objeto que guardo de mi abuelo. Mi herencia. Lo recuerdo con sus dedos rugosos surcar el dial.  Escuchar el tablero deportivo de Juan Manuel Gozalo, estar pendiente de completar su quiniela semana a semana, a ver si algún día conseguía escapar de la miseria. Refunfuñar de las noticias políticas que azotaban a la España de los 90. Y tras haber sufrido en sus carnes una Guerra Civil, observar con dolor la violencia y los atentados de ETA que dieron el vuelco al corazón a España durante tantas y tan funestas décadas.
Leer el resto de esta entrada »

La Libertad guiando al pueblo. Si. Ese lienzo característico de todos  los libros de texto, ¿qué mejor imagen para representar la Francia de 1830?. Esa mujer portando la bandera tricolor, París en barricadas, la lucha por la libertad de prensa, por la igualdad, por los derechos humanos, por la dichosa dignidad al fin y al cabo…

Víctor Hugo plasmaría en literatura y su atemporal “Los Miserables” lo que Delacroix expresó a todo color. Soldados, obreros, funcionarios, niños, mujeres… portando un fusil. Unión contra la represión, sin miedo a nada. Una batalla con pólvora, pero sobre todo con una buena dosis de ideología… Red and Black.

La_libertad_guiando_al_pueblo_(1830) Leer el resto de esta entrada »

A la atención del Sr. Rosell:

Sin más preámbulos. Me tiene usted un tanto inquieto. Viendo cómo se las gastaba Díaz Ferrán, no sé si le suena su nombre, me preocupa. Sobre todo con sus últimas afirmaciones.

Ya apuntaba maneras, y ¡que maneras amigo!, su antecesor en el cargo. Cabría recordar sus entrañables declaraciones, aquellas de “Hay que trabajar más y ganar menos” o aquello de “Con mí compañía no volaría ni yo”. Lo que me hace dudar en extremo si se refería a su aerolínea o a su propia compañía física, ¿qué era peor?.

Pero viendo donde está Díaz Ferrán, y que es usted ahora el amo del gallinero, quizás debiera centrarme en las declaraciones a las que quiero referirme hoy. Porque me tiene usted con el colmillo preparado desde que las escuché. Leer el resto de esta entrada »

España siempre ha sido un país curioso. Acomplejado. Que se ha mirado a las entrañas con tanta frecuencia que no encuentra más que indolencia en sus conclusiones posteriores. Que un inglés a la vergüenza ajena le llame “Spanish shame” no es una cuestión arbitraria. Ni mucho menos. Si con una mano Isabel de Castilla extendía a sus hombres hasta territorios ultramarinos, con la otra Montesinos aguantaba su alma clamando con su voz en el desierto. Sin ver la mano de Dios en el trato a los indígenas. Pero tampoco es un concepto alejado del designio humano el de Leyenda Negra. Puesto en boca de los italianos, e incluso alemanes o franceses para menospreciar al Imperio Español del siglo XVI. Leer el resto de esta entrada »